Patología epitelial en perdices

Por Ángel Luis Rodríguez Barbero

El epitelio de las patas de las perdices puede sufrir alteraciones ocasionadas por la presencia de ácaros del género knimodokoptes. Así mismo, pueden aparecer otras patologías producidas por hongos y bacterias.

 

El caso que nos ocupa, se produjo de manera repentina en una pareja de perdices griegas (Alectoris graeca) mutadas en Satiné, recién incorporadas a mi aviario. A la semana de ser introducidas en la zona de cuarentenas, desarrollaron unas lesiones epiteliales que cursaban con enrojecimiento y formación de costra a veces sanguinolienta. No presentando fiebre en las lesiones y estando éstas frías.

 

La época del año era mediado el verano y la temperatura era elevada, siendo más alta que en su zona de origen. No fueron tratadas con ningún antibiótico de manera preventiva, por lo que descarté la presencia de hongos oportunistas. Consultado su criador, me informó de que habían permanecido en jaulas de malla suspendida sobre el suelo, lo que había impedido el contacto con el suelo del fondo.

 

Consultada la bibliografía existente y navegando por internet, no encontré referencias similares a la patología desarrollada por estos animales, así que consulté con un amigo mío criador de gallinas. Me recomendó un acaricida con permetrinas de uso humano, que siempre le había dado buen resultado. El medicamento se llama SARCOP y es una pomada usada contra la sarna humana, que puede ser adquirida en farmacias.

 

Lo apliqué una vez al día durante una semana, y las zonas del epitelio afectado (tarsos y dedos) mejoraron visiblemente, desapareciendo las costras y el enrojecimiento con algún leve sangrado fruto de la aplicación del producto.

 

Al mismo tiempo administré un polivitamínico en el agua de bebida, y tras 4 días de descanso en la aplicación de la pomada acaricida, en los que sólo apliqué pomada hidratante ( crema de las manos), volví a aplicar durante otros 5 días SARCOP, regenerándose completamente el epitelio afectado y no volviendo a parecer dicha patología.Una vez superada la cuarentena, lavé y desinfecté las jaulas donde habían estado las dos perdices.

 

No se puede asegurar al 100% que los ácaros fueran los causantes del problema, ni el género al que pertenecían dichos ácaros, pero lo cierto es que el tratamiento causó efecto. Lo que quedó demostrado es que la permetrina como agente antiacaricida es aplicado con buenos resultados en patologías en las que se descarte la presencia de hongos.

Evolución de la patología antes, durante y después del tratamiento con SARCOP

Contacto

amcae@amcae.com

Federación Ornitológica de la Comunidad Valenciana

Contador de visitas